Apartamentos - Registro Nº: TVI00021

Blog

EL BLOG DE ELAI ETXEA
27 Ene

EL DIMORFISMO SEXUAL EN LAS AVES

Además de fotografiar, los observatorios nos brindan la oportunidad de disfrutar de la belleza y características de las aves desde corta distancia. En ésta entrada del blog vamos a comparar a machos y hembras de tres especies que frecuentan nuestros hides.

En concreto un fringílido como el camachuelo, un pícido como el Pico picapinos y una rapaz, la más poderosa de ellas: el Águila real.

Comenzaremos con el Camachuelo. En general, en las aves los machos son más vistosos y coloridos que las hembras. ¿Cuál es la razón?

En la mayoría de los casos el peso de la reproducción se comparte entre machos y hembras, pero generalmente son las hembras las que se dedican mas estrechamente a la incubación y cuidado de los pollos. Los plumajes de las hembras son más crípticos y camuflados que los de sus consortes precisamente para no atraer a los predadores a los alrededores del nido. Sus maridos marcan y defienden sus territorios ante otros congéneres competidores tanto con sus cantos como con sus vistosos y llamativos plumajes

Macho de Camachuelo

IMG_5041

Hembra de Camachuelo

IMG_5538

En los pícidos los sexos son bastante parecidos y en muchos casos iguales. Probablemente el ambiente forestal, sombrío y con poca visibilidad en la distancia, unido a los hábitos trogloditas de éstas especies, uniformizan los sexos. Sin embargo, la especie que nos ocupa, el Pico picapinos sí que ofrece un pequeño pero llamativo detalle carmesí en su nuca. Ésta nuca roja es un auténtico semáforo al vibrar mientras tamborilea o agujerea la madera para construir sus nidos. Digamos que es la mejor manera de que las hembras se fijen en los machos entre las luces y las sombras del bosque.

Macho de Pico picapinos

IMG_6476

Hembra de Pico picapinos.

 

IMG_3409

En el caso del Pito real o ibérico (Picus sharpei), otro pícido habitual en nuestro hide, ocurre algo similar. El macho luce una amplia bigotera roja, mientras que en la hembra es negra.

 

Macho de Pico ibérico.

IMG_9904 (2)

Hembra de Pico ibérico

IMG_9936

Fotocomposición de hembra y macho para comparar los sexos.

PITO REAL

La tercera especie es la reina de las aves, asidua comensal en nuestro hide de aves necrófagas “Saitoki”. Cuando llegan ellas, todos los demás se retiran. Cuestiones de jerarquía y profunda territorialidad, unido a su tremenda potencia y agresividad hacen que casi siempre monopolicen el comedero.

La diferencia entre sexos de las grandes águilas no radica en el plumaje o los colores sino en el tamaño. Las hembras son bastante más grandes que sus consortes. Ésta circunstancia obedece también al reparto de tareas a la hora de la reproducción.

Mientras la hembra se dedica con más ahínco que el macho en las labores de la incubación y el cuidado del muchas veces solitario pollo, el macho, tal vez más ágil y virtuoso para la caza, aporta presas a su compañera y a su hijo, en las primeras etapas de su desarrollo. Cuando va creciendo, su madre se une a las tareas cazadoras y es entonces el momento en que la masiva hembra colabora con el macho en los lances cinegéticos y cazan presas mayores como corzos y zorros, que aportan proteínas extra para el desarrollo de su ya grande y hambriento hijo.

En la foto se puede apreciar la diferencia de tamaño entre el macho (en primer plano) y la hembra (detrás). La diferencia de plumaje y color de iris no obedece al sexo sino a la edad. Ambos aparecen encrespados protegiendo su comida ante la presencia de buitres en el cielo.

_DSC3310

Deja una respuesta