Apartamentos - Registro Nº: TVI00021

Blog

EL BLOG DE ELAI ETXEA
11 Dic

LOS HIDES COMO HERRAMIENTA DE EDUCACIÓN AMBIENTAL (PARTE II) EL ARRENDAJO

Continuando con el hilo argumental de la anterior entrada del blog de Elai etxea & Elai hides, vamos a conocer un poco más a fondo la vida del Arrendajo euroasiático (Garrulus glandarius), porque no nos podemos quedar simplemente en que es un ave de buen tamaño, muy vistosa, y que da mucho juego a los fotógrafos por su indudable fotogenia.

Éste córvido visita dos de los hides de Elai etxea, concretamente “Iturria” y “Saitoki”, éste último lo comparte con el Águila real, y como veremos más adelante, no siempre de forma amistosa. Mas adelante analizaremos los porqués de semejante falta de respeto y atrevimiento frente  al monarca de nuestros cielos.

Por extraño que parezca atendiendo a su vistoso aspecto, pertenece a la familia de los córvidos y comparte con ellos dos características que muchas veces van de la mano: es un ave omnívora y es un ave extremadamente inteligente. Se trata del córvido más forestal de cuantos habitan en Iberia, y su morfología (alas cortas y redondeadas y cola larga) le capacita perfectamente para su vida dentro de los hábitats forestales.

Pero, vayamos con una de sus características más curiosas: el Arrendajo es el guardián del bosque. Mas bien, yo lo definiría como el “chivato” del bosque. En el momento que detecta un peligro: o sea, una persona paseando por el bosque, o un depredador cualquiera, lanza un graznido-chillido áspero y penetrante que pone en alerta a todas las criaturas de la fronda. Tan es asi, que en el hide Saitoki, el arrendajo nos adelanta la presencia de las águilas con su grito y prepara al fotógrafo para la presencia inminente de las reinas del cielo, convirtiéndose así en un aliado para nuestros clientes.

                                                                                                                                                                                                 

El nombre latino de su género es Garrulus, que significa gritón o charlatán. Es tan hábil con su voz, que es capaz de imitar con inquietante perfección los gritos del águila real en el hide “Saitoki” y los gritos del busardo ratonero en el hide “Urbigain”. Pero ésto no es todo. Lo mejor es que imita al águila para auyentar a otros posibles depredadores como azores o gavilanes. Sabe perfectamente que las águilas comiendo en ese punto del barranco es un seguro de vida para ellos y con las águilas están más tranquilos y confiados. Solamente hay unos dias de primavera en los que su actitud hacia las águilas se torna tremendamente agresiva, y creemos que coincide con el momento en que sus pollos se desarrollan y emancipan. Entonces, y sólo entonces, el águila pasa de ser aliada a enemiga.

Otra curiosa costumbre de éste inteligentísimo córvido es la de tragarse ingentes cantidades de comida y luego regurgitarla para metódica y cuidadosamente esconderla o enterrarla en los sitios más recónditos del bosque. En un estudio en Sajonia-Anhalt (Alemania), se demostró que UN sólo ejemplar recolectó y guardó más de 2000 bellotas (más de 10 kilos) durante 20 días de otoño. Parece más que evidente, que muchas de esas bellotas se quedarían enterradas y germinarían en aquel robledal del centro de Alemania. Nuestro amigo es pues, como vemos, un excelente aliado de los bosques en los que habita.

Esperamos haber contribuido un poco en dar a conocer un ave a la que oímos mucho en nuestros paseos por áreas arboladas, pero que pocas veces se deja ver de cerca. Un ave bella, inteligente y útil para la salud de nuestros bosques, y a la que seguro ha merecido la pena conocer un poco más.

 

Deja una respuesta