Apartamentos - Registro Nº: TVI00021

Blog

EL BLOG DE ELAI ETXEA
8 Ene

LOS HIDES COMO HERRAMIENTA DE EDUCACIÓN AMBIENTAL (PARTE III) EL PITO REAL IBÉRICO

En los hides de Elai etxea, Elai hides, contamos recientemente con “Iturria”, un cómodo y climatizado observatorio que dispone de electricidad (por supuesto de fuentes renovables como toda la casa rural). En éste nuevo hide, además de multitud de especies de paseriformes, nos visitan unas de las aves más especiales y vistosas de nuestras arboledas y sotos: los picarrelinchos o picos verdes. Oficialmente Pitos reales y recientemente Pitos reales ibéricos (Picus sharpei). Muchos nombres para un ave única entre un millón, para una maravilla de la evolución que ha llegado a adaptaciones sorprendentes para sacarle al bosque el máximo partido.

En primer lugar diferenciaremos los machos de las hembras. Nos visitan al menos dos parejas, y aquí tenemos una de ellas, a la izquierda la hembra de negros bigotes y a la derecha el macho, con sus rojas y vistosas bigoteras. Aunque no es perceptible en todas las épocas, el plumaje del macho es en general más brillante y “metalizado” que el de la hembra.

ADAPTACIONES ANATÓMICAS INVEROSÍMILES PARA UN AVE SORPRENDENTE

SU CABEZA

Aparte de su belleza cromática y la fortaleza de su pico, la cabeza del Pito real alberga unas adaptaciones anatómicas realmente sorprendentes encaminadas a capturar tanto insectos comedores de madera como hormigas, a través del mas mínimo orificio de acceso.

                                                                                                                                                                                                                               

                                                                                                                                                                                                                            

 

¿Cómo de las arregla? Pues con una herramienta sorprendente: una lengua retráctil extremadamente larga y móvil, terminada en una punta aserrada y rematada en afilada punta. La lengua rodea su cráneo y de ese modo consigue el doble objetivo de, por un lado conseguir espacio extra para albergarse (dada su extrema largura), y por otro lado protege los huesos del cráneo (espongiformes y elásticos), de los impactos contra la madera cuando el ave taladra.

SUS PATAS

Otra adaptación a la vida en la verticalidad de los troncos son las patas. Los Pícidos (familia a la que pertenece nuestro verde protagonista), son aves Zigodáctilas, es decir, que sus dedos son opuestos 2 a 2. De éste modo, la capacidad prensil aumenta considerablemente y así son capaces de aferrarse a los troncos verticales e incluso extraplomados. Sus robustos dedos están rematados por potentes y curvadas uñas que complementan la labor.

                                                                                                                                                                           

Aquí tenemos a otro pícido pariente de nuestro protagonista, en éste caso el Pico picapinos, en una postura inverosímil, pero del todo real. Así se mantuvo largo tiempo alimentándose sin aparente esfuerzo y literalmente “colgado” de un nudo de la rama gracias a sus garras de dedos opuestos. La zigodactilia es una característica anatómica que comparten con aves tan selváticas y exóticas como loros. guacamayos y tucanes. Rapaces nocturnas y alguna diurna como el Águila pescadora se valen también de ésta distribución dactilar para capturar a sus escurridizas y resbaladizas presas.

SU COLA

Su cola es muy rígida y dura y los raquis o nervios centrales de sus plumas rémiges (caudales) son gruesos y fuertes. Todo esto tiene una razón, y ésta no es otra que la utilización que el ave hace de su cola. La cola del Pito ibérico en un punto de apoyo ideal para la vida vertical del pájaro carpintero. Con ella se sujeta y descarga su peso mientras trepa o descansa en las ramas y troncos verticales.

Como podemos comprobar toda la anatomía del ave es producto de una maravillosa adaptación de ésta bella ave a la vida en el bosque y a la alimentación a base de hormigas e insectos ligados a la madera.

SUS NOMBRES

Su nombre “oficial” ha sido hasta hace poco el de Pito real (Picus viridis), sin embargo hace ya algún tiempo se ha considerado que nuestro verde carpintero merecía el rango de especie diferenciada del resto de Pitos reales europeos, por lo que ahora mismo nuestro Pito real ibérico (Picus sharpei), o simplemente Pito ibérico es una especie endémica, es decir exclusiva de la península ibérica. “Picaverde”, “picarrelincho”, “okil berdea”, o “pico verde”, son sólo unos cuantos nombres por los que se conoce a éste pícido. Uno de los más comunes y extendidos pájaros carpinteros, y sin embargo, uno de los más desconocidos y fascinantes. Desconfiado, ruidoso, colorido y útil pájaro al que hemos intentado dar a conocer un poco más a través de nuestras infraestructuras de observación o hides.

Conócenos y disfruta de la naturaleza salvaje a pocos metros de tu asiento con:

Elai etxea & Elai hides

www.elaietxea.com

 

Deja una respuesta